LA ELECTROTERAPIA

Ya desde los tiempos antiguos se utilizaban corrientes eléctricas en  terapias médicas y aplicación de medicamentos a través de la piel con la utilización de descargas eléctricas.

 

En los últimos decenios la electroestimulación muscular ha sido sometida a variados estudios clínicos y científicos para verificar la eficacia en el ámbito de la rehabilitación ortopédica y neurológica y probada la potencialidad de tal instrumento, su utilización ha sido sucesiva y universalmente reconocida y extendida a la preparación de atletas amateur y profesionales para incrementar el rendimiento deportivo, para disminuir la probabilidad de lesiones en compromisos agonísticos o en condiciones ambientales particulares, y como potenciamiento con el fin de prevenir inflamaciones a determinados grupos musculares más a riesgo.

 

El deportista, tiene además a disposición un válido instrumento para hacer frente y resolver contracturas musculares causadas de microtraumas repetitivos o en caso de agotamiento muscular. También la persona que no practica deporte puede sufrir de dolores musculares o tensiones causadas por el sedentarismo y de la hipotonia e hipertrofia muscular.

 

La electroestimulación es aplicada con éxito incluso para tratamientos estéticos, ya que la renovación de la circulación sanguínea y del drenaje linfático, con todos los beneficios que derivan hacen de la electroestimulación una ayuda válida para eliminar los problemas estéticos de la celulitis, piel de naranja, adiposis localizada, etc. Además la posibilidad de seleccionar con extrema precisión el músculo o el grupo de músculos de tonificar, permite también a las mujeres y no sólo a los hombres de modificar el trofismo proprio y exclusivamente en las zonas deseadas, con el fin de dar al cuerpo un aspecto armonioso, liso y duro.

 

A través de particulares impulsos eléctricos a los puntos motores del músculo la electroestimulación reproduce el mecanismo que solicita a los músculos contraerse y relajarse, replicando perfectamente el efecto del entrenamiento.

 

Se ha puesto en evidencia como la aplicación de la electroestimulación presenta además de algunas ventajas respecto al entrenamiento tradicional. De hecho generalmente en el gimnasio para la contracción de los músculos se utiliza la fuerza de gravedad como resistencia con pesas y palancas, y ésta puede provocar un desgaste de los elementos de apoyo (los huesos, los cartílagos, los discos de la columna vertebral, ligamentos, meniscos, etc.). La electroestimulación en cambio permite contracciones incluso de gran potencia con la completa ausencia de la utilización de la fuerza de gravedad y por lo tanto con la preservación de todos los elementos del aparato locomotor.


Av. Providencia 2251 of 156
Providencia | Santiago – Chile
Tel: (02) 23341967
info@platiumed.cl

Certificados de calidad

 

© todos los derechos reservados 2013