DEPORTIVOS

El deportista tiene a disposición un válido instrumento para hacer frente y resolver contracturas musculares causadas de microtraumas repetitivos o por agotamiento muscular, preparando a los atletas amateurs y profesionales para incrementar el rendimiento deportivo.

 A través de particulares impulsos eléctricos a los puntos motores del músculo, la electroestimulación reproduce el mecanismo que solicita a los músculos  contraerse y relajarse, replicando perfectamente el efecto del entrenamiento.

Se ha puesto en evidencia  como la aplicación de la electroestimulación presenta además de algunas ventajas respecto al entrenamiento tradicional. De hecho, generalmente, en el gimnasio para la contracción de los músculos se utiliza la fuerza de gravedad como resistencia con pesas y palancas, y ésta puede provocar un desgaste de los elementos de apoyo (los huesos, los cartílagos, los discos de la columna vertebral, ligamentos, meniscos, etc.). La electroestimulación en cambio permite contracciones incluso de gran potencia con la completa ausencia de la utilización de la fuerza de gravedad y por lo tanto con la preservación de todos los elementos del aparato locomotor.

Además con la electroestimulación pueden ser seleccionados con precisión el músculo o los grupos musculares de entrenar; ésto da la posibilidad al atleta de hacer una elección entre los músculos de hacer trabajar, por ejemplo aquellos músculos que con el entrenamiento no se utilizan porque simplemente no son interesados de la actividad deportiva y se desea tonificarlos por un factor exclusivamente estético, utilizando en tal caso los programas fitness, o pueden ser preparados a la actividad agonística sólo y únicamente los músculos que estarán más bajo esfuerzo.

También el número de las fibras de un músculo que vienen contraídas de un impulso eléctrico pueden ser superiores a aquellas  contraídas de un impulso nervioso. A tal propósito es necesario recordar que nuestros músculos están constituidos de tres tipos de fibras: las fibras de tipo I, rojas o lentas, las fibras de tipo II a, blancas intermedias o veloces resistentes, y las fibras tipo II b y IIm, blancas veloces a metabolismo anaeróbico. Las frecuencias en base a su valor solicitan fibras de tipo diverso; de este modo la electroestimulación permite, por lo tanto también el control del reclutamiento muscular.


Av. Providencia 2251 of 156
Providencia | Santiago – Chile
Tel: (02) 23341967
info@platiumed.cl

Certificados de calidad

 

© todos los derechos reservados 2013